Publicaciones y perlitas

agosto 22, 2017

En esta sección podrás ver el listado de libros que los alumnos, junto a los profesores de los diferentes cursos, han publicado a lo largo del tiempo. Además está abierta para exponer las diferentes creaciones literarias de los alumnos y alumnas del CEPRAM. Si escribiste textos, cuentos, poesías, ensayos, libros, etc y querés darlos a conocer en la página, acercalos a la biblioteca. Se compilarán en esta sección y las actualizaremos mensualmente. 


Libros de cursos del CEPRAM

  • TIEMPO DE ESCRIBIR. Antología del taller de escritura – año 2002 . vol. II
  • VOCES QUE CUENTAN I. Taller de escritura coordinado por Leonor Mauvecin
  • VOCES QUE CUENTAN II. Taller de escritura coordinado por Leonor Mauvecin
  • VOCES QUE CUENTAN III. Taller de escritura coordinado por Leonor Mauvecin
  • VOCES QUE CUENTAN IV. Taller de escritura coordinado por Leonor Mauvecin
  • VOCES QUE CUENTAN V. Taller de escritura coordinado por Leonor Mauvecin
  • VOCES QUE SUEÑAN. Coordinado por Leonor Mauvecin
  • DE PALABRAS, COSAS Y HECHOS. Taller de escritura – año 2014. Coordinado por Cristina Roganti
  • ANTOLOGÍA CUENTOS SIN APURO. Coordinado por Jorge Felippa
  • GRUPO POÉTICO. Antología I y II. Zona de poesía. Coordinado por Susana Arévalo y Livia Hidalgo
  • A CONTRATIEMPO. Antología de pequeños relatos de “grandes” autores. Coordinado por Javier Quintá
  • TODAVÍA CONTAMOS. Gente que narra del CEPRAM. Taller de escritura creativa. Coordinado por Javier Quintá

Textos del mes

Autora: Teresa Ternavasio

Curso: Si de escribir se trata

Profesora: María Elena González

 Yo ¿quién soy?

 Ay del mundo, del pecado y las tristezas. Si yo pudiera desandar los caminos y volver al vientre de mi madre.

Deslizar mis cartílagos en aguas de ríos amnióticos. Ahogarme en la pureza de mi espíritu, ignorando los bordes de los abismos del averno.

Ay de la vida que siempre es vida aún colgada de los pezones de los pechos de la santa que se hace cargo, sin pesar, de un nuevo ser que le compite hasta el alma.

Del bello amor que invadirá mis poros para meterse en la sangre hasta coagularla en besos.

Ay de la boca que los contendrá para volcarlos como tortugas desovando en suelos arenosos que orillan el mar.

¿Quién soy yo, cuando no soy?

¿Quién me roba la fuerza cuando lloro?

¿Quién me ultraja cuando me quedo sin vigor y ya no tengo armas para librar la batalla a que me someten los días?

Y mi cuerpo se arquea y resquebraja como la piel de un animal sacrificado, expuesta al sol devorador.

Y entonces me busco y allí estoy, saltando como un trapecista en el vaivén de las cuerdas, desafiando distancias, buscando en el lenguaje las palabras que lo pueblan para armar el poema.

Y el poema nace y de nuevo es vida y el circuito se repite.

La mano se aquieta, el espíritu enmudece y al sentimiento le crecen alas para volar como un pájaro en busca de un corazón con las ventanas abiertas.

____________________________________________________

Autor: Ramón Dante Inga

Curso: Taller de Folclore

Profesora: Susana Cóncari

Dignificando la vida

Si quieres la vida y esperas

Que todo se te dé en ella

No te queda más remedio que luchar y luchar.

Si eres obrero no bajes los brazos

Ni apagues tu estrella.

Haz frente al trabajo con dignidad y entrega.

Si eres madre no reniegues y dale amor y ternura

Al hijo que te santifica y te hace reina.

Si eres estudiante, profesional o decano

Estudia, da sabiduría y tu abnegación.

Si eres un manso andador de la madrugada

A tu bohemia bríndala hecha poesía o canción.

Si eres dueño de los silencios campesinos

Cobija esperanzas, alimenta tu ilusión.

Si eres soldado con tu arma en vigilia

Lucha por la libertad, la justicia y el honor.

Si eres maestro de la palabra y el saber

Deja en el aula jirones de tu corazón.

Si eres caminante de confines y soledades

Habla con las estrellas y diles tu verdad.

Si eres todo eso, aparte de escribir

Los pensamientos guardados dentro tuyo

Estarás muy cerca de ser, te aseguro

La tan mentada perfección.

_____________________________

Autora: Graciela Cristina Sárapo

Curso: Pintura

Profesor: Alejandro Niz

Evocación Milonguera

Las noticias contradictorias, el accionar de los periodistas que nos abruman con su ansiedad por dar la primicia, me producen la sensación de estar viviendo en un país con franquicia exclusiva del Neuro-psiquiátrico.

Cuando intento revertir mi estado de ánimo, apelo a la música, la considero el mejor recurso para desviar la producción de hormonas hacia las endorfinas. Según lo que me disponga a hacer es la música que elijo. Cuando intento escribir, escucho a Mozart, si voy a ejecutar tareas del hogar, enciendo la radio y busco una emisora que no transmita noticias. A veces opto por elegir entre mis CD algo que me invite a bailar y entonces en la pista de dos metros cuadrados me dejo llevar por ritmo de salsa o cumbia, cual si fuera una eximia bailarina de Show Match. Cuando escucho una milonga, lo que me sucede es una evocación de momentos que se repiten en el tiempo. Veo a mi padre que sale del baño con su rostro enjabonado a medio afeitar, levantando su brazo izquierdo y portando en su mano la maquinita de afeitar y su mano derecha sobre el pecho a la altura de la cintura ejecutando el tres por cuatro en el hall de mi casa materna. De niña me causaba gracia la escena y la festejaba. Mi madre se encargaba de traerlo a la realidad con un grito: ¡Deja de hacerte el payaso y desocupa el baño de una vez!

Muchas veces, él, anciano, yo, mayor, cuando escuchaba una milonga lo invitaba a bailar. Esta mañana, intentando escapar de las noticias, de pronto y sin pensarlo me encontré bailando en el hall de mi casa:

“Milonga pa’ recordarte, milonga sentimental. ¡Tal vez te provoque risa, verme tirada a tus pies!

 


Perlitas de la biblio

Les presentamos las “perlitas de la biblio”: aquellos volúmenes que son como tesoros para los lectores y lectoras. Algunos títulos que son difíciles de encontrar en tiendas y en otras bibliotecas fueron descubiertos en nuestros estantes. Otros son perlitas por su importancia histórica. ¿Encontraste alguna perlita en la biblio del CEPRAM? Acercate a leerlas, contanos cuál es la tuya.

 

Todo el amor de Pablo Neruda 

Se encuentra entre los estantes dedicados a la poesía (P 354), es del año 1964, de la editorial Losada. Tiene ilustraciones de Silvio Baldessari, un prolífico artista, poco conocido y de quien es difícil obtener información.

En este libro hallaremos …te recuerdo como eras…inclinado en las tardes…para que tú me oigas…puedo escribir los versos…y unas cuantas odas…Los invitamos a que se acerquen, lean estos versos y descubran la dedicatoria escrita por “Sonia” en la segunda hoja del libro.

Pablo Neruda, fue un viajero incansable, visitó nuestra provincia en la década del 50, se alojó en Totoral y allí se inspiró para dejarnos algunas de las más bellas odas escritas, como la Oda a las tormentas de Córdoba, Oda al algarrobo muerto y Oda al albañil tranquilo. Les compartimos la primera, para disfrutar entre todos de este grandioso escritor.

Odas a las tormentas de Córdoba

El pleno mediodía

refulgente

es una

espada de oro,

de pronto

cae un trueno

como una

piedra

sobre un tambor de cuero rojo,

se raja el aire

como

una bandera,

se agujerea el cielo

y toda su agua verde

se desploma

sobre la tierra tierra

tierra tierra

tachonada

por las ganaderías.

Ruidosa es la aventura

del agua desbocada

en las alturas:

parece que corrieran

caballos en el cielo,

caen montañas blancas,

caen sillas, sillones

y entonces

las centellas

arden, huyen, estallan,

el campo tiembla a cada

latigazo celeste

el rayo

quema

solitarios

árboles

con fósforo de infierno

mientras

el agua

convertida en granizo

derriba muros, mata

gallineros,

corre asustada la perdiz, se esconde

en su recámara el hornero,

la víbora atraviesa

como lento relámpago

el páramo buscando

un agujero, cae

un halcón

golpeado

por la piedra celeste

y ahora

el viento de la sierra

gigantesco,

rabioso,

corre

por la llanura

desatado.

Es un

gigantesco demente

que se escapó de un cuento

y con brazos en cruz

atraviesa, gritando, las aldeas:

el viento loco

ataca

los duros algarrobos,

rompe

la cabellera

de los dulces sauces,

suena

como

una

catarata

verde,

que arrastra

barricas y follajes,

carretas de cristal, camas de plomo.

De pronto

vertical

regresa

el día

puro,

azul es la madeja,

redonda la medalla

del sol encarnizado,

no se mueve

una hoja,

las cigarras

zumban como sopranos,

el cartero

de Totoral reparte

palomas de papel en bicicleta,

alguien sube

a un caballo,

un toro muge,

es verano,

aquí, señores,

no ha

pasado

nada.