Testimonios

julio 26, 2017

Los siguientes testimonios fueron extraídos de las notas que tomaron los voluntarios en sus cuadernos. Para mantener el anonimato de quienes participan en el proyecto no se publicarán los nombres de los voluntarios. Además, las llamadas son anónimas por lo que tampoco publicaremos la identidad de quienes llamaron a los teléfonos de ATM. 

Palabras de los voluntarios que escuchan

“Oídos que cobijan, palabras que sostienen”.

“Acompañar, contener, empatizar, escuchar”.

“La posibilidad de de tender una mano desde el anonimato”.

“Un lazo maravilloso que ayuda y nos ayuda”.

“Acompañar aún en el silencio”.

“ATM, eslabón de una cadena de amor”.

“Es un lugar de solaz para el alma; descubrimos nuevos horizontes aún cuando creíamos que todo estaba dicho”.

“Escuchamos con la razón y amamos de corazón”.

“ATM es el deseo de ayudar a los mayores, es un acto de amor”.

“Con el ATM aprendo que dando mi tiempo y mi voluntad de servicio recibo amor y sobretodo sabiduría. Ahora comprendo que la vida tiene conflictos y satisfacciones, y el tránsito entre ambas es el arte de vivir”.

“En este espacio aprendí a escuchar”.

“Fue un lugar que me ayudó a madurar, a ser más tolerante en todo sentido”.

“Lo más novedoso es el tipo de ayuda que nos propone el ATM: escuchar a otros”.

“Esta tarea permite al voluntario, con su disposición silenciosa para dar lugar a la palabra angustiada, contribuir al desarrollo personal”. 


Palabras de quienes son escuchados

“Que Dios les conserve la paciencia para atendernos, que tanto bien nos hace a quienes estamos solos”

“Estoy muy sola, y agradezco tanto vuestra compañía”

“El hablar con Uds. me salvó la vida”

“Ustedes me hacen bien, me alegran el día, gracias amigos”

“Afirmarse en alguien, aunque sea extraño, hace bien”

“Gracias a que me estimularon a salir a caminar me encontré con una amiga y pasé un día muy feliz”

Fragmentos de una carta:

… Acercarse a la persona, ofrecerle su ayuda. Hay personas que son dignas de utilizar las palabras, de tal manera que te insuflan ganas de vivir, te inspiran tranquilidad y te levantan el ánimo. Eso encontré yo en ATM.

Hoy me levanté con nuevos bríos. Gracias por tus consejos… y repito en algunos momentos en que mis piernas parecen no acompañarme para salir, o está muy frío o hace demasiado calor, o no tengo dinero para tomarme un taxi, el teléfono es el único medio que tengo para comunicarme.

Adriana, Septiembre de 2013