Riesgos colaterales del Coronavirus

Las redes sociales son vitales para los mayores durante el aislamiento

El gerontólogo Andrés Urrutia advierte sobre la necesidad de estar acompañados y explica el plan lanzado por el CEPRAM para mantener conectadas y activas a las personas mayores.

La recomendación a los mayores de permanecer en sus casas por la pandemia del Coronavirus, puede generar una crisis mayor en ellos. El gerontólogo Andrés Urrutia, docente e investigador universitario y director del CEPRAM advierte sobre el efecto de desaferentización que podrían llegar a padecer  las personas mayores, a raíz del aislamiento. Con este concepto tomado de la medicina, hace referencia al riesgo que puede producir en los mayores, el  alejamiento o privación de los estímulos, sobre todo afectivos, durante este tiempo. Por ese motivo, señaló que es imperioso estar más conectados que nunca. “Si bien debemos estar aislados, no tenemos que renunciar a  apoyarnos, a hablarnos por teléfono, a sostenernos positivamente y a seguir aprendiendo.

Con crisis como ésta, el psiquismo se ve arrollado e impacta de lleno en la integridad del yo, explica el psicólogo Gastón Moisset, otro docente de la institución y de la UNC. “Es allí cuando se ponen en juego algunas reservas psíquicas, producto de las experiencias más amorosas que hemos vivido de muy niños, para poder enfrentar la vida con confianza y fortaleza. Eso es lo que tenemos que hacer en estos momentos, apoyarnos en las fortalezas psíquicas para tener confianza y esperanza. Ambos aspectos, decisivos cuando se atraviesa una crisis de esta magnitud”.   

El otro factor, determinante en este momento es no dejar solos a los mayores. Las redes de apoyo social y familiar deben activarse con rapidez a través de todos los medios y vías de comunicación que se disponen en la actualidad.  Los amigos, hijas, hijos, nietos, hermanos, vecinos deben estar ahí, cerca. “Porque, explica Urrutia, cuando cae algo tan pesado como esta pandemia que nos recluye y despierta fantasmas, esa red debe sostenernos. En épocas de crisis, son lo que más importan. Por eso hay que empezar a moverlas. Ofrecer y  pedir ayuda para hacer una compra, resolver un problema, y hasta para desarrollar nuevas habilidades y competencias para usar los otros medios como el whatsapp, Facebook, Instagram o  Youtube que nos permiten estar conectados aunque estemos aislados.

Abrazados a la distancia

En este sentido, el CEPRAM, desde esta semana está llevando adelante un Programa de clases virtuales, abiertas y gratuitas para los mayores y público en general que ha generado un alto impacto entre los mayores que han entendido el valor de estar conectados desde la virtualidad.  En las primeras 24 horas de trasmisión por Facebook se generaron más de 7 mil interacciones y su página en esta red social, superó las 14 mil personas alcanzadas.   Las mismas se trasmiten en vivo por el Facebook de la institución y en diferido por su canal de youtube.

“Somos una institución educativa que se propone utilizar todos sus conocimientos para bajar la confusión, la angustia, la soledad y generar confianza. Vamos a pasar este tiempo de espera haciendo cosas, enseñando y estando cerca de las personas mayores”, explicó el director del Centro de Promoción del Adulto Mayor. Con el objetivo de promover el bienestar psicológico y social de los mayores en este contexto, la institución ha implementado de manera urgente y con muchísima rapidez clases on line totalmente gratuitas y abiertas para que puedan llegar a todas las personas que hoy se encuentras en aislamiento.  Son pequeñas clases,  15 y hasta de 30 minutos con un amplio espectro de temas desde bienestar psicológico, arte, computación, manejo de celulares a literatura entre muchos otros temas. Son dictadas por los docentes del CEPRAM y se completan con películas, apuntes, textos, ejercicios y links de interés. Además, explicó, también están abiertos canales para preguntas e interacciones. “No tenemos los hilos de la presencia, hoy nuestra red es de otro material, está mediatizada. Pero estamos igualmente juntos”.

Una de las personas que vienen siguiendo las clases, Viviana Vargas expresó que esto ha estimulado su estado de ánimo y la ayudó a baja el nivel de ansiedad. Al igual que ella muchos seguidores hasta manifestaron “sentirse abrazados a la distancia”. Precisamente, es lo que proponen los gerontólogos, generar apego y ternura a partir del lenguaje que es simbólico y  se trasmite sin necesidad de contacto y a la distancia, a través de los medios de comunicación. Si bien el apego se expresa en el contacto cercano, en los abrazos,  “hay  palabras cercanas al afecto y el cariño que  sirven para acompañar y no sentirnos solos”.

Por eso, advierten los especialistas no hay que retraerse, irse hacia adentro y perder el contacto con los demás. Las crisis se soportan mejor en comunidad, la clave es estar acompañados, sentirse cerca del otro.  “Una llamada inunda la esperanza, porque nos anima, sólo nos animamos mutuamente, hoy más que nunca necesitamos de los otros brutalmente para sentimos vivos” concluyó Andrés Urrutia.

Blanca Córdoba

Comunicación CEPRAM

Acompañamiento Telefónico a Mayores

 A partir de esta crisis, el CEPRAM, habilitó una nueva forma de comunicación para el servicio de Acompañamiento Telefónico a mayores, ATM. Se trata de llamadas por Whastapp al número 351-7863012. “Desde sus casa personas mayores voluntariamente donan su tiempo, formados y capacitados por psicólogos están dispuesto como ciudadanos mayores a escuchar a quién está con miedo, tristes o solos a acompañarlos. Este cambio obedece a la necesidad de que los voluntarios, también personas mayores, puedan seguir acompañando desde sus casas, sin necesidad de ir a las cabinas ubicadas en el CEPRAM. De esta manera, se mantiene activo el servicio en momentos de alta demanda de comunicación y contacto.